El feminismo andaluz en la encrucijada: programa, programa, programa

Por Antonia Ceballos Cuadrado y Amal Tarbift

Este artículo ha sido publicado en colaboración con el diario Público

Repaso de las propuestas para las mujeres en los programas de los partidos que concurren a las elecciones autonómicas en Andalucía del 19 de junio.

«Programa, programa, programa», clamaba en el desierto a todo aquel que quisiera escucharlo nuestro querido Julio Anguita, que nos dejó huérfanas políticamente tan pronto y que debe estar revolviéndose en su tumba con el uso torticero que algunas pretenden hacer de su figura y su legado. Programa, programa, programa: algo tan básico y casi tan residual en estos tiempos de política espectáculo. Y, sin embargo, sigue siendo el contrato que los partidos políticos firman con sus votantes, aunque se nos/les olvide.

El 19 de junio la ciudadanía andaluza tiene una cita con las urnas. Todas las citas electorales son importantes, pero en esta quizás las mujeres nos jugamos un poquito más que en otras. Pero, ¿qué medidas concretas plantean para nosotras los distintos partidos?

“Herencia ideológica del PSOE”

En el exiguo programa electoral de Vox (de tan poca cosa que les ha quedado podemos dudar incluso si merece tal nombre), nosotras solo existimos, por así decirlo, en negativo. «Derogaremos todas las leyes de género y memoria histórica que sólo han servido para enfrentar a los españoles y desalojaremos a los activistas de las aulas», aseguran, sin aclarar muy bien si quieren hacer una depuración de docentes o impedir los escasos talleres de igualdad de género que reciben los chavales. Y añaden: «El gobierno del PP se ha dedicado a gestionar la herencia ideológica socialista contraria a la libertad y a la igualdad entre españoles, incumpliendo su acuerdo con VOX». Y he aquí un poco el quid de la cuestión.

Rocío Ruiz, consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, de Ciudadanos, ha recibido ataques por parte de Vox desde el principio, pero con un margen de maniobra escaso ha conseguido capear el temporal y hacer de parapeto a las propuestos antimujeres de Vox. El Instituto Andaluz de la Mujer ha sido reestructurado, pero no desmantelado. En lo que a presupuesto se refiere, las políticas de igualdad, a excepción de la atención directa a víctimas de violencia de género, no han sido las grandes damnificadas de esta legislatura (cosa que sí ha ocurrido con la cooperación, por ejemplo).

Esto no quiere decir que no haya habido retrocesos. En febrero de 2020, el tren de la dignidad, bajo el lema «ni un paso atrás en políticas de igualdad», congregó en la calle a más de ocho mil personas de toda Andalucía contra la retirada de ayudas que la Junta otorgaba a 241 proyectos de igualdad de género, exclusión social y erradicación de la violencia machista. Meses más tarde, ya en el verano de ese año, fue aprobada la Proposición No de Ley de Vox contra el Lenguaje Inclusivo.

Esta misma semana, la Asociación Andaluza de Mujeres de los Medios Audiovisuales, AAMMA, ha denunciado el retroceso para las cineastas de nuestra tierra de las nuevas bases reguladoras de subvenciones a la producción de proyectos audiovisuales en Andalucía aprobadas por la Consejería de Cultura y Patrimonio.

La/s familia/s

Al proponer medidas en favor (o en contra, según el caso) de las mujeres, todos los partidos coinciden en abordar el tema de la familia o de las familias. Para Vox, es el lugar natural de la mujer y siempre con un único modelo en mente. «La familia es la institución capital de la sociedad y un espacio crucial en el desarrollo de la persona», dice el partido de extrema derecha. «Por ello, es necesario proteger a las familias de los ataques progres y de la falta de apoyo económico e institucional», continúa, pero sin concretar: «Haremos que para la aprobación de toda norma se tenga en cuenta el impacto que esta tendrá para las familias, especialmente en materia de educación, sanidad, vivienda y transporte». Y hasta aquí su «programa».

Seguir leyendo en Público

Acerca de La Poderío

Una revista parida en el sur, con los aires frescos, reivindicativos, inclusivos, diversos, plurales y feministas de Andalucía, pero sobre todo, con las ganas de visibilizar las historias de personas reales olvidadas en los medios de comunicación y de desgranar el sistema heteropatriarcal que las victimiza y/o criminaliza en la mayoría de los casos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.