El Coño Insumiso, un juicio a la libertad de expresión y al feminismo andaluz

El próximo 14 de octubre se celebra el segundo juicio contra una mujer señalada por pasear por la calle una vulva de gomaespuma durante una manifestación pacífica. Los dos casos se han dado en Andalucía, Sevilla y Málaga. Una demanda impuesta por la asociación de Abogados Cristianos que pone en juicio la libertad de expresión y que se apropia de un acto cultural y simbólico.

Que una vulva moleste, y mucho, es algo que no debería pasar a estas alturas. Acaso, quiénes se escandalizan, ¿no han visto nunca uno? ¿ni en el libro de coñocimiento del medio en primaria? Una vulva, un coño, un toto, un chirri, un papo, como quieras llamarlo, es algo más natural y poderoso que la vida misma. Por eso, pasear un toto y hacerle un homenaje no puede ni debe ser delito. Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

El 8 de marzo de 2013, en la manifestación del Día de la Mujer Trabajadora, las calles de Málaga se volvieron a llenar de reivindicaciones para reclamarnos como sujetas políticas de derechos sin desigualdades sociales, sexuales y reproductivas. Precisamente este año, y dadas las circunstancias, el coño era el tema central. Y es que, en estas fechas el que era ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció una reforma en la Ley del Aborto, retrocediendo a la ley del 85: a no decidir sobre nuestros cuerpos. “Me gusta recordar que después de esto, al final Gallardón dimitió”, apunta la única imputada en Málaga por pasear, como hicieron docenas y docenas de feministas, el venerado «Coño Insumiso». Amén (entiéndase con la definición de la Real Academia de la Lengua Española).

Y sí, una única imputada y un único demandante: la Asociación de Abogados Cristianos. “En un principio no identifican a nadie, entonces archivan la denuncia, pero en 2017 me identifican. Casualmente, en esa fecha yo me hago un poquito más visible porque estaba dentro de las listas municipales de Málaga Ahora como Coordinadora de Políticas Feministas y LGTB. Ahí, un policía me vio y me identificó. Me señalan solo a mí. Qué curioso”, explica la mujer que este miércoles 14 de octubre se sentará frente a un juez, pero en este juicio ella lo hará por todas las que creen en una libertad sexual y reproductiva, así como en la igualdad.

El paseo del Coño Insumiso por las calles de Málaga es para verlo y vivirlo. Mujeres, principalmente, han querido y se han ofrecido a portear esta vulva de gomaespuma durante el trayecto. Incluso, mujeres que no pertenecen directamente o ni siquiera se identifican con el movimiento feminista se han hecho una foto la mar de contentas con este símbolo, llegando a ponerle el nombre del “coñocall”. Sin embargo, pocas son las explicaciones, aunque muy claras, de por qué solo una persona es la imputada. “Yo creo que el hecho de que se me señale a mí, tiene que ver con mi participación en Málaga Ahora. A parte de una criminalización y demonización al movimiento feminista, ha sido por pertenecer al movimiento feminista y estar en un partido del cambio en ese momento. Esta acusación no va hacia a mí en lo personal, yo no lo veo así, es algo absolutamente político”.

«Esta acusación no va hacia a mí en lo personal, yo no lo veo así, es algo absolutamente político»./ Foto cedida.

¿Qué molesta del Coño Insumiso?

El 14 de octubre, en el Palacio de Justicia de Málaga se volverá a hablar del “Coño Insumiso”. Se volverá a hablar de la libertad de expresión, de libertad sexual y reproductiva, de manifestación, de feminismo, de mujeres, pero sobre todo se volverá a hablar de coños. Este día, a parte de una denuncia que viene con un caso precedente en Sevilla, donde las tres imputadas quedaron absueltas, volverá a ser clave para realizar un análisis sobre el tema y profundizar de por qué molestan tanto los coños. 

La denuncia de la asociación Abogados Cristianos ha sido puesta por lo penal y admitida a juicio como “ofensa a los sentimientos religiosos”, por lo que la única manifestante señalada se enfrente a una multa de tres mil euros. Sin embargo, “en ningún momento existió la intención de ofender a nadie, ni al sentimiento religioso. Ni se entra en ningún tempo, ni me dirijo a personas cristianas y creyentes, ni decimos nada que pueda ser juzgado como tal”, asegura esta manifestante. 

“Es una vulva y no tiene que ofender a nadie, ni ataca a nadie. No entiendo qué les molesta tanto porque se trataba de visibilizar en ese momento el derecho al aborto y el derecho reproductivo de la mujer».

Por ello, lo que lleva a pensar que realmente ofende a Abogados Cristianos es el propio símbolo de una vulva. “Yo creo que ellos lo identifican con una procesión, pero en realidad a mí me recordó a un homenaje que se le hace en Japón al pene que también se pasea y a mí me recordó a eso”, a lo que esta mujer añade, “es una vulva y no tiene que ofender a nadie, ni ataca a nadie. No entiendo qué les molesta tanto porque se trataba de visibilizar en ese momento el derecho al aborto y el derecho reproductivo de la mujer. No entiendo por qué molesta tanto una vulva de goma espuma paseando”.

El hecho de que “se identifique con una procesión” marca una relación también inexplicable en este caso con la religión católica por parte de esta asociación. Andalucía es tierra conocida también por su folclore en su tradición de pasear o procesionar vírgenes y cristos, haciendo una representación bíblica de la Semana Santa. Sin embargo, el sentimiento de esta semana no es solo religioso, ni vivido solo por creyentes, sino que también tiene una parte cultural que marca la identidad de un pueblo y por la que otros pueblos también son atraídos. De este modo, entender que todo lo que se pasea tiene un significado religioso conlleva a una apropiación de símbolos culturales por parte de Abogados Cristianos y en este caso una vulva de goma espuma no representa, ni se parece a ningún símbolo cristiano.

En este sentido, las manifestantes que portearon ese 8M al «Coño Insumiso» por Málaga también entienden que “en nuestra cultura y socialización aprendemos muchísimo de la religión, tanto es así que en la Constitución pone que el Estado tendrá unas relaciones especiales con la Iglesia Católica, entonces es parte de la cultura, no solo de los creyentes, sino de todas, por lo que comparar este acto en una manifestación concreta con una procesión religiosa y cristiana es apropiación, porque no tiene nada que ver, ni el mismo sentido”.

Mi coño, mi libertad de expresión

El Coño Insumiso no es solo una mujer, no es solo una persona señalada e imputada. Ni si quiera esta vulva representa como tal el sexo y género femenino, ya que son muchas las mujeres que no tienen toto o hay totos que no pertenecen a mujeres. El Coño Insumiso es la encarnación (entiéndase como la “la representación o símbolo de una idea», según la opción 3 en la RAE) de la libertad de expresión, una libertad que también se ha puesto en juicio con este caso. 

«La libertad de expresión es un derecho fundamental. Desde mi punto de vista, entiendo que en este caso, el atentado contra la libertad de expresión es grave».

Por ello, “denunciar una manifestación pacífica en un contexto específico como ha hecho Abogados Cristianos es meterse con la libertad de expresión y la libertad de expresión es un derecho fundamental. Desde mi punto de vista, entiendo que en este caso, el atentado contra la libertad de expresión es grave”, añade.

Como dice, Pastori Filigrana, “castigar penalmente una protesta política contra esto último porque el medio de expresión que se ha utilizado ha podido ofender a determinados católicos supondría no solo una vulneración del derecho a la libertad de expresión de unas personas concretas si no que sería un freno a las protestas y a las legítimas aspiraciones de las mujeres de vivir en una sociedad donde gocen de derechos en igualdad”. 

Por otro lado, añade que “la libertad de expresión no es absoluta”, es decir, lo que ofende a unas, no ofende a otras. Existe una delgada línea. La libertad de expresión es el canal hacia el debate con respeto, la transformación social pacífica y las autocríticas con responsabilidad. Lo contrario a una libertad de expresión que sume y que permita a la sociedad un cambio en colectividad es el fascismo. Por eso, un juicio hacia una persona señalada a dedo, como podía haber sido otra, que se manifiesta en defensa del derecho al aborto y la libertad reproductiva, no es un juicio sobre un coño, sino sobre todas y sobre los feminismos. 

Lucía Muñoz Lucena

Acerca de Lucía Muñoz Lucena

Impulsiva, quejica, cabezona. Mu de mi casa. Me gustan las lentejas, y si no las dejas. Feminista y periodista que va por ahí con una cámara hablando de lo que la Ley Mordaza no quiere que contemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *