Embarazo y parto feminista: Empoderadas

parto feminista
Este texto está en la sección La Corrala, el patio de vecinas de La Poderío donde cada una charlotea, cascarrilla y pone colorá lo que sea mientras le da el fresquito o el sol en la cara. Más agustito que te quedas, oú. Eso sí, La Poderío no se hace responsable de lo que opinan las autoras y autores, solo apoya la participación de las lectoras como espacio de libre expresión. Puedes enviar tus artículos a ole@lapoderio.com. Otra cosa, antes de hacernos las propuestas pedimos que leas nuestro ideario.

Yaye.// Doula y educadora infantil.

“¿Embarazo y parto feminista?, ¿En serio?, es que todo ahora tiene que ser feminista y todo es culpa del patriarcado eh. Estáis obsesionadas.”

Cuando un proceso propio es robado y reestructurado contra la lógica, la naturaleza y la fisiología. Lo que ocurre es que eres una histérica, una loca, una exagerada… ¿A que esto te suena?, Estoy segura que en tu militancia feminista te han calificado así a poco que hayas entrado a debatir algún aspecto. Pues con el embarazo  y el parto pasa tres cuartos de lo mismo.
Podría hablarte sobre lo bonito que es crear vida y lo flotante y comeflores que es parir, que no duele y que te sentirás maravillosa siempre. Pero paso, no quiero mentirte. Quiero que juntas nos reapropiemos del embarazo y del parto como el acto político y feminista que es. ¿Y cómo es posible? Cuando una desea un embarazo y lee el positivo en el test su vida gira, no todo son alegrías. Llega la culpa, la responsabilidad, el enfrentamiento constante ante lo que tú quieres, sientes, crees…

Sentir y saber que tienes derechos, que tienes decisiones que tomar y que no vas a dejar en manos ajenas, disfrutar del proceso más allá de los miedos normativos, ser capaz de desaprender lo heredado y sin sentido, tomar las riendas de ti, de tu cuerpo, de tu bebé…todo eso amiga es súper feminista o, ¿no? ¡Ea, pues ya está!

Siempre digo que el feminismo me salvó la vida y de muchas maneras. En este caso el feminismo salvó mis embarazos y mis partos. Porque cuando la violencia obstétrica se adueña de nuestras cuerpas, todo mal amiga. Cuando una mujer me llama llorando porque le han dicho que tiene que hacerse tal prueba pero no le han explicado ni porqué, ni qué puede pasar, pero tiene miedo y solo quiere llorar, eso es violencia. Cuando te infantilizan y tratan como si no tuvieras voluntad propia ni necesidad de que te expliquen qué está pasando, eso es violencia. Cuando estás en un paritorio tumbada en un potro con las piernas abiertas y sin ninguna intimidad y todas las personas que pasan por allí meten sus dedos en tu vagina sin tan siquiera decirte cómo se llaman ni que tipo de personal sanitario es, se está ejerciendo violencia sobre tí. Violencia Obstétrica, violencia machista. Con todas las letras.

Da igual cómo tú quieras parir, ya sea en un hospital, de forma natural, colgada de una rama en el bosque, en casa, o en el hospital con epidural. Lo importante es que paras como quieras y no como te dejen parir.

Ahora es cuando digo eso de “yo he venido a hablar de mi libro”. Mi nombre es Yaye, soy doula, educadora infantil y madre de dos loquis. En mi libro “Empoderadas. Manual de Embarazo y parto feminista” , sacado adelante gracias a un mecenazgo muy chulo, te hablo sobre esto y sobre cómo protegerte, defenderte, en definitiva empoderarte. Creo que es la lectura que me hubiera gustado que llegara a mis manos cuando me embaracé por primera vez y me dijeron que mi bebé podía morir si no me hacía una prueba, que en la mayoría de países no se hace y que era obesa y no iba a poder parir. Porque, por lo visto, las gordas no podemos parir y ya de paso debemos sufrir un constante machaque por nuestro peso. Porque no hay nada más útil para una mujer embarazada, vulnerable y entregada a las “manos que saben”, que oír que la próxima vez adelgaces antes de embarazarte y te lo pienses mejor. Porque necesitamos cuidados, sororidad y herramientas ante constantes ataques directos e indirectos que te hacen sentir pequeñita, inútil y que no puedes. Por esto y por muchas cosas más puedo decir que el feminismo me salvó de todo aquello, me liberó  y me empoderó.

En “Empoderadas”, te echo una mano con los miedos y cómo enfrentarte a ellos, te doy información explicada y contada para todas. Te ayudaré con tu plan de parto y tu libre toma de decisiones.

Libro de Yaye: Empoderadas. Manual de Embarazo y parto feminista.

Alcanzar el objetivo en el verkami ha sido toda una odisea; en las redes sociales me han censurado porque la foto de la portada se ha considerado “indecente”. Una mujer desnuda que no es un producto sexual es considerado indecente. Nada nuevo, ¿Es o no feminista todo esto? Mi querida Raquel Lucas (feminarian), dice que la ginecología será feminista. Yo no quiero terminar este texto sin gritar alto y fuerte:  ¡El Embarazo y el Parto serán feministas!

La Poderío

Acerca de La Poderío

Una revista parida en el sur, con los aires frescos, reivindicativos, inclusivos, diversos, plurales y feministas de Andalucía, pero sobre todo, con las ganas de visibilizar las historias de personas reales olvidadas en los medios de comunicación y de desgranar el sistema heteropatriarcal que las victimiza y/o criminaliza en la mayoría de los casos.

One thought on “Embarazo y parto feminista: Empoderadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *