Queremos las rosas y queremos los libros

 

El 23 de Abril  de 1616 se alinean los planetas para llevarse de este mundo a Cervantes, Shakespeare y al Inca Garcilaso de la Vega. 1616 es una fecha redonda, que te la graban a fuego como el 1212 de la batalla de las Navas de Tolosa o como el 622 de la Hégira y que te hacen repetir en los últimos cursos de BUP o Bachillerato como si la vida se fuese en ello.

Y qué importante no será para la Unesco que en 1995 decidió que el día de hoy, aniversario del fallecimiento de tres grandes de las letras universales, se marcase en el calendario como el Día Mundial del Libro. Menos mal que decidieron ponerle Día del Libro y no Día de los Escritores, que hubieran sido muy capaces.

Según el Observatorio Cultural de Género las mujeres no llegan al 25% de premiadas en las modalidades más destacadas como la narrativa y poesía.

Lo que no es ciencia ficción, ni pasado ficción, es la invisibilización y la infrarepresentación que sufren las mujeres del sector literario, donde según el Observatorio Cultural de Género, las mujeres no llegan al 25% de premiadas en las modalidades más destacadas como la narrativa y poesía.  El informe calcula que son los hombres los que reciben 8 de  cada 10 galardones. Las escritoras, editoras, traductoras y todo el conjunto de mujeres del sector del libro no aparecen en programaciones oficiales de eventos literarios, en libros de texto o como referentes culturales con autoridad propia. Entre quienes han ganado el Premio Cervantes solo el 10% han sido mujeres, mientras que el  Premio Nacional de Narrativa, con una trayectoria de 41 años, solo ha premiado a Carmen Martín Gaite y Carme Riera.

Ha sido necesario impulsar el Día de las Escritoras  desde la Biblioteca Nacional, la Asociación Clásicas y Modernas y la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE) para compensar la discriminación histórica de las mujeres en la literatura.  Desde octubre de 2016, se celebra  el primer lunes posterior al 15 de octubre, Festividad de Santa Teresa de Jesús.

Las honduras de la discriminación de las mujeres en la literatura pueden ser infinitas. Podríamos hablar, y hablaremos, sobre  por qué escritoras como Hafsa bint al Hayy, nacida en Granada en 1135, han sido relegadas a la anécdota cultural de Al -Andalus, invisibilizando otra parte de la historia que nos pertenece.

Si yo digo “Un libro” La Poderío dice…

Le pedimos Antonia Ceballos una recomendación para este  Día del Libro y rápidamente responde con su primera propuesta literaria: El Heptamerón de Margarita de Navarra. “Fue mi primera aproximación a la literatura escrita por mujeres buscando conscientemente rescatar libros de la historia”, nos cuenta. Fue en su etapa universitaria, mientras desarrollaba un trabajo sobre literatura erótica escrita por mujeres cuando descubrió “este conjunto de historias de una reina sui generis y muy rompedora para la época”. El Heptamerón se compone de 72 novelas breves escritas en francés por la reina Margarita de Angulema. Fueron publicadas de forma póstuma en 1558.  

No quiere dejar pasar la oportunidad para referenciar a la sevillana Marina Perezagua, autora de Yoro, una novela que aborda multitud de temas, entre ellos la maternidad como un proceso completo y mucho más amplio que el de parir en sí, algo más profundo y filosófico“. La narradora ha publicado hasta el momento cuatro trabajos en la editorial Libros del Lince: Criaturas abisales Leche (relatos) y dos novelas,Yoro y Don Quijote de Manhattan. Testamento yankee. Ceballos destaca también cómo se plantea la identidad de género del personaje principal, víctima del bombardeo de Hiroshima durante la Segunda Guerra mundial. “Es una buena reflexión sobre la identidad, la maternidad y la soledad”, dice.

Portada del libro de Marina Perezagua, Yoro.

Para Auxi J. León ha sido muy difícil quedarse con un solo libro. Finalmente se inclina por El país de las mujeres de la nicaragüense Gioconda Belli “por ser una novela  ligera que devoras prácticamente en horas y te permite soñar con un mundo utópico”. Auxi resalta que el planteamiento de la novela invita a ir más allá de la fantasía planteada por la escritora ya que “no debemos dejar de pensar en una sociedad en la que los valores feministas sean los que imperen”. La obra especula sobre cómo sería un país dirigido exclusivamente por mujeres en el imaginado país de Faguas, un territorio ficticio usado anteriormente en otros textos de la escritora.  La novela recibió en 2010 el Premio Hispanoamericano de Novela “La otra orilla” 2010 bajo el título “Crónicas de la Izquierda Erótica”.  

 

Ilustraciones de Antonia Santolaya en “Feminismo para principiantes”

Feminismo para principiantes de Nuria Varela fue el primer libro sobre feminismo que se leyó MaríaDeLaCom. Le pareció “muy asequible, atrapa desde el primer momento, da conceptos básicos que sirven para empezar, te deja con ganas de seguir profundizando”. Se lo prestó una amiga y al final tuvo que comprárselo. “Quería tenerlo en mi biblioteca como fuese” confiesa. Esta obra de referencia ha sido reeditada hace unos meses en formato cómic, donde podemos recorrer la historia del feminismo de la mano del talento la ilustradora Antonia Santolaya.

 

Rata Books ha facilitado que podamos conocer en 2017 La Vegetariana de la surcoreana Han Kang,  ganadora del Premio Booker en 2016. Rocío Santos Gil recomienda esta novela “porque la protagonistas sufren todas las formas de opresión imaginables, deciden usar su cuerpo como arma, dejando de comer y permaneciendo en silencio. Es una auténtica joya, un relato provocativo y sensual que rompe con todo. No os la podéis perder”, concluye.

Queremos sentirnos identificadas y repensarnos en las páginas de obras creadas por autoras conocidas, pero también queremos buscarnos en todos los relatos de aquellas escritoras invisibilizadas que están esperando a ser encontradas. Deseamos fuertemente que la historia les haga justicia, las estamos esperando.  Y apostamos por un futuro donde seamos protagonistas de una narrativa exenta de clichés y estereotipos. Queremos las rosas pero también, amigas, queremos y necesitamos los libros.

La Poderío

Acerca de La Poderío

Una revista parida en el sur, con los aires frescos, reivindicativos, inclusivos, diversos, plurales y feministas de Andalucía, pero sobre todo, con las ganas de visibilizar las historias de personas reales olvidadas en los medios de comunicación y de desgranar el sistema heteropatriarcal que las victimiza y/o criminaliza en la mayoría de los casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *