Bembé: autodefensa y amor

Este texto está en la sección La Corrala, el patio de vecinas de La Poderío donde cada una charlotea, cascarrilla y pone colorá lo que sea mientras le da el fresquito o el sol en la cara. Más agustito que te quedas, oú. Eso sí, La Poderío no se hace responsable de lo que opinan las autoras y autores, solo apoya la participación de las lectoras como espacio de libre expresión. Puedes enviar tus artículos a ole@lapoderio.com. Otra cosa, antes de hacernos las propuestas pedimos que leas nuestro ideario.

Bembé Batucada

La batucada de mujeres feminista de Granada, Bembé, participa cada año en la manifestación del 25 de Noviembre contra la violencia Machista. Lo que pasó este lunes, ha sido algo que nadie podía creer. Ellas mismas lo explican en este comunicado.

Bembé es una batucada de mujeres feminista de Granada. Cada año participa en la manifestación del 25 de Noviembre contra la violencia machista, dando ritmo a las reivindicaciones políticas desde la cabecera de dicha manifestación. Este año, cuando la marcha avanzaba por la calle Gran Vía, un hombre ha irrumpido en la manifestación con un cuchillo (navaja) con la intención de rajar los tambores, llegando a apuñalar varios de ellos. Rápidamente, varias compañeras, al temer por la integridad de las que se encontraban en la primera fila de la formación, han logrado reducir al hombre tirándolo al suelo. Si bien no tenemos que lamentar daños físicos, sí que nos hemos sentido vulnerables y desprotegidas ante tal situación y queremos expresar, como grupo, varias cuestiones a tener en cuenta tras dicho altercado.

Queremos puntualizar que esta agresión no tiene un contenido ideológico, es decir, no se trata de un ataque por parte de una persona que pertenece a un grupo político. Sin embargo, sí que entendemos que dicho ataque está atravesado por una cuestión de género. Estamos convencidas de que la actitud de este hombre hubiera sido diferente si la batucada hubiera tenido una formación masculina. 

«Queremos puntualizar que esta agresión no tiene un contenido ideológico, es decir, no se trata de un ataque por parte de una persona que pertenece a un grupo político. Sin embargo, sí que entendemos que dicho ataque está atravesado por una cuestión de género».

Se trata, por tanto, de un ataque material y simbólico que visibiliza la violencia a la que estamos expuestas por el hecho de ser mujeres. Aún siguen muy arraigados los estereotipos y roles que aluden al poder y al control del hombre frente a la sumisión impuesta a las mujeres y el uso de la violencia como instrumento para mantener su autoridad.

Estamos viendo cómo esta violencia, lejos de retroceder, está cada vez más respaldada por las instituciones, debido al resurgimiento  de los discursos de odio y la banalización de las violencias machistas de la mano de la extrema derecha, y de los partidos políticos que pactan con ellos. Así, en lugar de avanzar hacia una sociedad más sorora, donde la lucha contra la violencia de género y las diferentes discriminaciones que nos atraviesan sean el centro de la política, se institucionaliza el neofascismo que pone en entredicho los derechos de la diversidad sexual y de género, la pluralidad étnica, racial y cultural, y hasta el propio feminismo. 

Y esto es precisamente lo que nos parece más peligroso y destacable del 25N. Que se normalicen y banalicen agresiones como el ataque que sufrimos en la manifestación o el hecho de que unas horas antes de que comenzaran las 160 convocatorias contra la violencia machista por todo el Estado, una mujer de 26 años fuera brutalmente asesinada en Tenerife a manos de su pareja. 

«En lugar de avanzar hacia una sociedad más sorora, donde la lucha contra la violencia de género y las diferentes discriminaciones que nos atraviesan sean el centro de la política, se institucionaliza el neofascismo que pone en entredicho los derechos de la diversidad sexual y de género, la pluralidad étnica, racial y cultural, y hasta el propio feminismo». 

Además, hemos sido objeto de comentarios machistas y misóginos en las redes sociales relacionados con el incidente por parte de cierto colectivo masculino, el cual está tomando fuerza y cuestionando la lucha feminista y los derechos LTGBIQ+ de género, sobre todo tras los últimos resultados electorales.

Sin embargo, no queremos que este hecho nuble la importancia del día de ayer, donde se produjeron multitudinarias marchas clamando contra la violencia sistemática que seguimos sufriendo las mujeres y otras identidades y cuerpos disidentes, contra la justicia patriarcal que nos criminaliza y estigmatiza, contra los medios de comunicación que legitiman actitudes machistas y contra la nueva tesitura política y social que quiere desmantelar las políticas de igualdad y los avances conseguidos hasta ahora.

Agradecemos todo el apoyo que recibimos ayer por las personas que nos acompañaban en la manifestación y por otros colectivos y personas (a título individual y como grupo) que han querido expresarnos su indignación y todo su cariño.

Por todo esto, seguiremos en las calles, haciendo lo que mejor sabemos, ruido a través de nuestros tambores. Gritando que vivas nos queremos, que no tenemos miedo y que la calle y la noche también son nuestras.

Autodefensa y amor, hermanas. 

La Poderío

Acerca de La Poderío

Una revista parida en el sur, con los aires frescos, reivindicativos, inclusivos, diversos, plurales y feministas de Andalucía, pero sobre todo, con las ganas de visibilizar las historias de personas reales olvidadas en los medios de comunicación y de desgranar el sistema heteropatriarcal que las victimiza y/o criminaliza en la mayoría de los casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *